931 426 072 / 73 info@nelc.es   FAQs

Cuando hablamos de un buen nivel de inglés en el entorno laboral, hablar el idioma correctamente no es lo único importante, también es necesario conocer la cultura corporativa del país en cuestión para que nuestras palabras y gestos no sean malinterpretados y nuestra comunicación sea efectiva. Saber comportarse acorde a la idiosincrasia del país en el que estamos intentando hacer negocios puede ser el factor determinante que permita que cerremos el trato, o consigamos el trabajo, o que aprovechemos esa oportunidad.
Países anglosajones hay varios, pero aquí vamos a centrarnos en los negocios en Estados Unidos. Tanto si quieres hacer negocios allí como si vas a mudarte para aprovechar una oportunidad laboral, hay varias cosas que debes saber antes de llegar.

Empecemos por el día que conoces a tus nuevos compañeros de trabajo o a las personas con las que quieres cerrar un trato. La manera de presentarte y saludaros es mediante un apretón de manos. Debe ser firme y breve e ir acompañado de una sonrisa. También es importante que mantengas el contacto visual. ¡Ni se te ocurra saludar a nadie con dos besos en la mejilla!

Normalmente debes dirigirte a tu interlocutor por su nombre de pila. Si se trata de tu nuevo jefe, puedes interpelarlo utilizando su apellido (Mr. Smith, por ejemplo) pero por norma general dirígete a él usando la misma fórmula que utilicen tus compañeros de trabajo. Si alguien te pide que te dirijas a él utilizando la forma informal de su nombre (Please call me Bob – en lugar de Robert), hazlo, de lo contrario tu comportamiento puede interpretarse como desdeñoso y frio. En situaciones muy formales puedes empezar utilizando los títulos (Dr. Brown) o los apellidos hasta que te inviten a dirigirte a ellos solo por el nombre de pila.

Si vas a ser tú el encargado de hacer las presentaciones, empieza por presentar al más junior del equipo a la persona más senior y no al revés.
Se considera de mala educación hablar de ciertos temas con tus compañeros de trabajo. Puedes conversar tranquilamente de hobbies, deportes, qué hacer en vuestro tiempo libre y sugerencias acerca de espectáculos o dónde comer, por ejemplo. Se desaconseja hablar sobre política, religión y dinero. En general, es mejor evitar cualquier tema que se preste a controversia.

También es muy frecuente intercambiar tarjetas de negocio sin seguir ningún tipo de protocolo. Tu interlocutor la cogerá y muy probablemente se la pondrá en el bolsillo o la cartera sin casi mirarla. No te molestes, es lo habitual.

Los desayunos de trabajo son algo común y la persona que extiende la invitación es la que debe pagar. Las comidas de trabajo también son frecuentes y no se empieza a hablar de negocios hasta que todo el mundo ha pedido sus platos. Estas comidas no se consideran el lugar apropiado para desarrollar una relación personal sino que son únicamente una oportunidad para hablar de negocios. No bebas hasta que el anfitrión no haya hecho un brindis o haya bebido. Si el anfitrión hace un brindis a tu salud, asegúrate de hacer lo mismo más adelante.

Los estadounidenses suelen ser abiertos y afables y su estilo de comunicación es muy directo. Aprecian la lógica y el pensamiento lineal y esperan que sus interlocutores se comuniquen de forma concisa y clara. Consideran que el tiempo es oro y por lo tanto les gusta ir al grano sin perder tiempo en menudencias, por eso, incluso en sus comunicaciones online (email, Skype) suelen ser muy directos y prescindir de formalidades. Yes, No y Maybe normalmente significan solo eso y no tienes que leer entre líneas. Si hay algo que no entiendes, se asume que preguntarás al respecto abiertamente. También se espera de ti que seas capaz de halagar el trabajo bien hecho siempre que tengas ocasión y que seas comedido en la manera de verbalizar tus críticas. Si eres demasiado franco y no cuidas las formas se te tachará de poco profesional. Lo mismo te va a pasar si pierdes el control de tus emociones en público, sobre todo cuando se trata de expresar enfado o decepción.

Valores muy asentados en la sociedad norteamericana como el individualismo, la eficiencia, la competitividad y el estar abiertos al cambio y a la innovación influyen en la manera de comportarse en el entorno laboral. Tenlo presente.

Cuando asistas a una reunión recuerda que la puntualidad es algo muy importante. En los estados sureños y de la costa oeste la gente suele tomarse las cosas un tanto más relajadamente que en la costa este y el medio oeste, pero en general acostumbran a ser extremadamente puntuales. Aunque la reunión parezca relajada, normalmente se considera un asunto serio. No lo olvides.

Hay muy poca charla intrascendente antes de empezar y las reuniones suelen conducirse según una orden del día. Al finalizar, se hace un resumen de las decisiones tomadas y se designa quién va a encargarse de qué. En la primera reunión el énfasis está en llegar a un acuerdo, aunque sea verbal, y no en construir una relación, esto pasa a ser más importante una vez firmado el primer contrato.

Mientras estéis charlando antes de entrar en materia – lo que en inglés se conoce como small talk – lo más conveniente es que te ciñas a ciertos temas y te muestres abierto, afable y con una actitud positiva. En EEUU, mostrarse alegre y positivo (put on a happy face) se considera de buena educación. Si alguien te pregunta cómo estás, recuerda que se trata de una pregunta retórica y la respuesta debe ser ‘Fine, how about you?’. Algo similar ocurre cuando al despedirte de un contacto este sugiere ‘Let’s do lunch some time’. Es una forma educada y retórica de acabar la conversación. Si realmente quieres seguir en contacto con esa persona, lo mejor es que te comuniques con él enseguida y le propongas un plan específico para el próximo encuentro.

La manera de vestir en la oficina es otro punto importante a tener en cuenta. Los códigos de vestuario varían bastante según la región y la industria pero si no estás seguro de qué debes ponerte, es mejor pasarte de formal que de informal. En general, los trabajadores de la costa este visten de manera más formal que los de la costa oeste. Los ejecutivos suelen llevar traje en ambas costas. También es común que las mujeres lleven traje o vestidos conservadores. Cuanto más tradicional es la empresa, más formal suele ser el vestuario requerido. Si por el contrario trabajas en una industria creativa o una startup, es muy probable que puedas vestir de manera más relajada (smart casual).

Muchas empresas ponen en práctica lo que ha venido a llamarse ‘casual Friday’, es decir, los viernes, los empleados tienen algo más de libertad a la hora de decidir su atuendo y pueden vestirse de manera menos formal.

Y recuerda, allá donde fueres, haz lo que vieres.